El dilema de Cantero

El Club Atlético Independiente está pasando por el peor momento futbolístico de su historia. En esta situación asume la presidencia del Javier Cantero, el dirigente mas sincero y bancado de los últimos tiempos del futbol argentino (por diablos y otros clubes), siendo una de las primeras medidas, quizás la que mas exposición le dio, el separarse completamente de la barra del club; la cual trabajara a la par de dirigencias anteriores. Este señor asume sabiendo que tiene que resolver los problemas económicos, sociales y futbolísticos paupérrimos en los que dejaron al club las dirigencias anteriores, con unos trescientos millones de pesos de deudas. Independiente esta ultimo en la tabla de promedios, siendo una gran cantidad de puntos (superior a cualquiera de sus campañas de los últimos años) la única salvación.

Hace unos días se le pregunto a Enzo Trossero, referente histórico del club, ex jugador y ex director técnico, sobre su opinión respecto al presente de la institución. Entre otras cosas, sutilmente y entre líneas, dio a entender lo que muchos tememos: Comparó la situación actual del club, con la situación en la cual estaba River antes de descender, pero no solo desde el punto de vista futbolístico de las estadísticas y los números, sino de la relación institucional con la AFA. Si bien las políticas presidenciales de ambos clubes no son comparables (A Cantero la gente lo felicita por la calle, Passarella se esconde para que no lo puteen), ambos tienen roces con Grondona por diferencias ideológicas, y con otros dirigentes de otros clubes que tiene una relación mas apegada a la AFA.

Claro que pueden ser especulaciones o miedos infundados (aunque la asignación del fixture y algunos arbitrajes en las últimas fechas ayudan a fundar poquito), pero no vemos forzados, poniéndonos en los zapatos del presidente, a plantearnos el siguiente dilema: ¿Seguir con la política honesta y transparente, e ir en contra de lo que las personas con poder quieren para el futbol argentino (seguir necesitando a los barras, arreglando conveniencias, viviendo de favores) arriesgándonos a terminar jugando en la B Nacional; o ceder, tranzar, arreglar con el Padrino que todo lo maneja y decide, y salvar futbolísticamente al club al precio de dejar la lado los principio que venimos promulgando desde la asunción al puesto?

La palabra de Trossero es solo una declaración que debemos tomar entre pinzas, si bien es un hombre de futbol, no sabemos si habla desde la ignorancia y la sensación de inseguridad que tenemos todos, o desde realmente una posición de conocimiento de las variables, o si esta viejo y gagá.
Pero de todas formas rezaremos para que las sensaciones sean equivocadas, que Independiente salga de este mal momento por su historia y orgullo, y porque Cantero tenga la templanza de hacer las cosas bien. ELO se pone la camiseta y se planta firme a sus preceptos, que dicen que si la honestidad nos termina perjudicando, que lo haga. Desde luego que confiamos en que haciendo las cosas bien siempre se sale con lo bueno, pero también sabemos que será incomprobable. Y que si es necesario, descenderemos de pie, con la certeza de  haber hecho las cosas de forma honesta.