Sensaciones encontradas

Son muy pocos los lugares de los que decidí irme me parece. O muchos también, no se, uno no registra esas cosas.

El tema es que me acabo de dar cuenta, así como quien no quiere la cosa, es que de ese lugar que tanto me gustaba, al que me hubiera quedado a dormir y a desayunar medialunas con Nesquick toda la vida, me hecharon justo a tiempo. Y empiezo a encontrar sensaciones agradables donde antes de no las había.

Uya, mira acá hay una...




Nota: No, no estoy hablando de mi casa, mamá. No te pongas mal. Es una metáfora.