Fin de Año

Acabo de engullir una mouse de dulce de leche con pedacitos de chocolate, la cual resulto sorprendentemente deliciosa, ya que la hizo mi hermana. El factor sorpresa suma, ya es conocida la idea no esperar demasiado sólo para lograr luego una mayor satisfacción. Consecuentemente proseguí a liquidar el ultimo (negrito, pobre, había quedado relegado) de un paquete de palitos, los cuales habian sido ingeridos previamente, y ahora me duele un poco la panza. Y yasta, no es necesaria ninguna conclusión al respecto.

Para el año que viene lo único que se me ocurre ahora es cruzar los dedos.
Este fin de año tiene gusto a domingo.