Sueños

Mis sueños no suelen ser demasiado analizables. Es más, son bastante aburridos. Más allá de los típicos de correr sin llegar a ningún lugar, o caer y despertarse enseguida; en general si sueño que meo es pq me estoy meando, o si sueño con una mina es pq me gusta, o con alguna ex es pq la extraño, o si sueño que juego al futbol es pq jugué al futbol(1). Y, ahora que lo pienso, mis temáticas oníricas tampoco suelen variar demasiado respecto de esos temas.

Sin embargo hay algunos casos destacables. Una vez tuve una pesadilla, es la única que recuerdo haber tenido, en donde era el pelado de Star Trek y me quedaba solo en la nave y tenia que manejar todos los controles y no llegaba a dar a basto. Otra vez soñé que estaba en un rodaje de un tornado en un castillo en Palermo con Adrián Suar. Y cuando era chico soñe que me regalaban una muñequera que había usado Micheal Jordan, y que de la conjunción de su traspiración con la mía, salia una planta cuyo fruto eran pelotas Spalding.
Y no mucho más que eso.

(1) Varias veces me he dado la cabeza contra la pared cabeceando una pelota, o le habré pegado una patada a la gata que dormía placidamente sobre mis piernas.