Diálogo

Miércoles, 3 de la mañana. Nuñez.
Ricardo y Roberto, totalmente sobrios, hablan sentados frente a una computadora.

- No, claro, vos me decís duende, y yo pienso en los duendes de jardín… o sea yo siempre pensé en los de jardín, desde el poster...
- Ah... avisá... – Roberto mira la pantalla, probablemente haciendo un flashback pensando cuantas jornadas de edición pasaron sin estar interiorizado con ese detalle, para nada menor. Se pone las manos en el bolsillo, y se estira empujando la silla hacia atrás.
- Los peluditos y feos que hay en bariloche son Gnomos. Esos son feos, no me gustan. – dice Ricardo, casi caprichoso.
- Ah, yo lo pensaba al revés... porque los duendes de jardín son estatuas, no da decir que los tenian trabajando en las minas de la patagonia. Es ridículo.
- Igual en ingles les dicen garden gnomes. – Dice Ricardo, sospechado que Roberto tenga razon. Pero trata de justificarse - Gnomo suena a algo más feo. –
Ahora si, sus argumentos son definitivamente caprichosos. Se levanta y comienza a caminar alrededor de la habitación, ya que después de tanto ver Dr. House se le hace imposible elaborar una idea sentado en una silla.
- pasa que lo interesante es tomar como algo amenazante la figura de los duendes de jardín, que tienen carita de buenos, simpáticos...
- Claro... – Dice Roberto, mientras prende un cigarrillo, vaticinando una conclusión estupida y redudante de su compañero, o quizas otro argumento caprichoso.
- Y por eso tenemos que mostrar duendes de jardín – insiste Ricardo, tratando de autoconvencerse - porque el duende de jardín no es una imagen de algo… el duende de jardín es real, es eso que esta en el jardín. La estatuilla es el duende de jardín, no es una representación de algo. Si pones fotos de gnomos peluditos, vos los ves y decís "son muñecos", entonces poner eso como imagen de esa amenaza es cualquiera. En cambio si pones una foto de un duende de jardín, es eso, un duende jardín... es real y cotidiano… y ahí si e peude volver amenazante - se sienta en el sillón, en una posición muy poco ortodoxa, quizás tratando de exprimir el cerebro.
- Lo que podemos hacer… - Dice Roberto, mientras exhala el humo, piensa, y se vuelve a acomodar en la silla con los brazos sobre las piernas - Lo que podemos hacer es como que los duendes de jardín son la bandera de los gnomos, es como un símbolo o estandarte... entonces ahí si se justifica que los mostremos...
- .... si... puede ser... – A Ricardo siempre le cuesta darle la razón a otras personas - entonces las imágenes serian mas símbolo de esa invasión que algo real que documenta... – así que lo reformula y lo disfraza como una idea propia.
- Bueno, al fin y al cabo eso esta bien, porque los gnomos se esconden, no da poner fotos de gnomos... – termina por justificar Roberto.
Un silencio, hasta que Ricardo, satisfecho, levantándose para volver a sentarse frente a la pantalla.
- listo, la zafamos...