Apología al Género Pornográfico

Hoy trataremos de reivindicar un género que históricamente fue subvalorado en el ambiente académico cinematográfico: El Género Pornográfico. Un género tan maduro y acabado (já); y a la vez tan popular y variado que tardaríamos toda una vida de manos peludas en analizar. En fin, un género de semejante riqueza no puede dejar de tenerse en cuenta al estudiar el séptimo arte.
Destacaremos algunos de sus aportes, cuyos orígenes son desconocidos por la mayoría de los eruditos, e incluso destacaremos algunas nomenclaturas específicas que este peculiar género posee.

- El Plano Americano, por ejemplo, donde vemos a un ser humano tipo con un encuadre que lo corta debajo de la cintura y por sobre las rodillas, suele decirse que proviene de las películas western, donde era utilizado para que se pudieran ver las cartucheras con las armas del héroe. Falacias. Es obvio que el género que lo impuso fue el porno, aunque no podríamos decir que con objetivos diferentes: poder ver en su totalidad el arma del héroe. De este tipo se desprenden el Plano Americano Largo (nacido a partir de la incursión de John Holmes en el género) y el Plano Americano Inverso (encuadre de similar tamaño, pero privilegiando la parte inferior del cuerpo).
- El Plano Pecho de Dos es un tamaño de plano (híbrido del Plano Pecho y el Plano de Dos) que impusieron las heroínas de las películas pornográficas, al darle demasiado protagonismo a sus rasgos físicos, casi como si tuvieran vida propia. Incluso llegó a pensarse que ciertas actrices de abundante prominencia mamaria, no tenían cara (dichas discusiones se daban probablemente porque nadie se la recordaba).
- El Pajerísimo Primer Plano, por ejemplo, es especifico de este género, variante del Primerísimo Primer Plano (plano muy cerrado que va desde el mentón hasta la frente de la cara del actor) pero cambiando la cabeza en cuestión.
- También sucede que términos muy comunes en el ámbito cinematográfico en general, se usan con propósitos diferentes. La profundidad de campo tiene una concepción totalmente distinta, mas ligada a las dotes actorales de las actrices; e incluso el histórico concepto de montaje rítmico es usado en un sentido mas amplio, mucho mas rico en su significado y aplicación, y que seria la envidia de los más exquisitos pensadores rusos. También debe tenerse en cuenta que términos como dilatación del diafragma o fundido a negro pueden generar ambigüedades.

Aunque debemos reconocer que tiene sus puntos bajos, los diálogos no son demasiado originales (abundan las onomatopeyas y las exclamaciones) y el vestuario no es un departamento que demande demasiado trabajo; y más allá de las terminologías técnicas, la riqueza del arte pornográfico queda ineludiblemente en evidencia a partir de las variadas ramas, o subgéneros, que ha desarrollado: desde el softcore hasta el hardcore, pasando por el fetish, milf, threesome, gangbang, gonzo, bukkake, sumado a todas las filias que se pudieran imaginar, sólo por nombrar algunos pocos.
Nunca un género fue tan generoso, tan popular, tan variado. En fin… un lugar donde hay para todos los gustos. Porque como decía mi abuela “sobre gustos no hay nada escrito”, mientras se comía una cucharada de moco.