0-800-inspiración

Necesito ponerme a escribir. Estoy en pleno proceso documentalístico y necesito exprimir al mango mis baches de laburo (o no hay nada o viene todo junto) para terminar de diagramar la postproducción del documental que pronto verá la luz y revolucionará la historia de la sociedad argentina ¿?.
Probé de todas las formas de llamar a la inspiración: el fútbol, un baño de inmersión, ingestión de frutas, chocolate + coca-cola, playstation 2, y nada.
La música siempre suele solucionarme estos problemas. Encontrar lo que quiero escuchar en el momento en que lo quiero escucha suele ambientar eficientemente el espacio laboral, llenándolo de paz, orden y armonía, y predisponer así las neuronas a la creación; pero no encuentro ESA música para este momento. Ya pasé por Beethoven, Tchaikovsy y Strauss, tres que suelen ser infalibles en este sentido, pero nada. Probé con Soda Stereo y su música para volar, los episodios sinfónicos de Cerati, U2, UB40 y, mas efusivos pero no por eso equivocados, los Cadillacs, los Redondos, Bersuit y Pappo. Hasta probé con Babasonicos. Pero nada, no hay caso. Necesito encontrar eso (una sensación, quizás) que despierte los sentidos y me predisponga a una creación no forzada, sino de esas que salen, fluyen, se dejan llevar, que hasta desearías poder escribir más rápido para poder anotar todas las ideas que se aquejan en la cabeza y se apretujan para salir de a una.
Quizás sea un Nugatón.