Gelatina

Salgo al patio de mi casa, promedian las una de la mañana(1). Hace frío, esta oscuro, y un delicado aroma a gelatina de frutilla inunda el ambiente.

Esto no sólo es verídico, sino que también es real. No me pregunten porqué ni cómo, pero hay olor a gelatina de frutilla en el patio de casa. Mucho, demasiado. Y tengo testigos. No me pasa nada tan extraño desde que vi a Bobby Goma andando en un monopatín eléctrico.


(1) Odio las personas que dicen "las una".