Tutti Fruti: Reglamento básico y estrategia

Este es uno de esos posteos por los cuales me arrepiento de haber divulgado mi blog entre conocidos y amigos.
Nunca me gusto jugar al Tutti Fruti. Debe ser porque siempre pierdo, no soy muy astuto para tomar decisiones rápidas bajo presión. Por eso tengo una estrategia para, al menos, ganar una de las manos, y ya empezar con un poco de ventaja. La voy a compartir porque soy bueno.

Para los ignorantes que no lo conozcan, el Tutti Fruti es un juego que se juega en grupos de 2 o mas personas(1). Primero se acuerdan entre los participantes una serie de categorías (nombres, colores, animales, lugares, etc) y luego se dispone a la elección (improvisadamente fortuita) de una letra, que será la que regirá la mano a jugarse en ese momento. Dicha elección se efectúa de la siguiente manera: dos de los jugadores se reparten los roles de cantador y parador. El cantador dice en voz alta “cero” e inmediatamente comienza a recitar para sus adentros el abecedario. La letra por la cual pase en el momento en que el parador diga “Basta”, será la letra que regirá la mano. Si dicha letra ya fue jugada, o si tocó una de las difíciles (Q, W), se repetirá el procedimiento(2).
Una vez cantada la letra en cuestión, todos los participantes se lanzaran a escribir en cada categoría una palabra que la contenga como inicial. El que primero en terminar dictamina “basta para mi, basta para todos!”, por cual todos deben abandonar la escritura inmediatamente. Los puntajes son los siguientes:
- Si fuiste el único que escribió una palabra en esa categoría… 20 pts
- Si nadie más escribió la palabra que vos escribiste… 10 pts
- Si tu palabra fue repetida… 5 pts
El que junte mas puntos luego de una cantidad considerable de manos jugadas (en general hasta que el que va perdiendo se cansa(3)), será el ganador.

Son varias las estrategias para triunfar en este juego. Hay quienes deforman nombres comunes para asegurarse que nadie los repita (por ejemplo, se les ocurre Guillermo y ponen Guillermina, o se les ocurre Roberto y ponen Rigoberto), hay quienes inventan colores (color ladrillo, color patito) y los que en Marcas ponen apellidos de sus compañeros de primaria (“Manfredii, seguro que hay alguna marca que sea Manfredi…”)(4).

Pero como les dije, voy a compartir con ustedes una técnica infalible.
Lo primero que debemos hacer es esperar la elección fortuita de la letra L. La manera mas eficiente de lograrlo es, cuando le toca a uno contar, esperar a que el parador deje un tiempo prudente luego del “cero….” y cuando diga “Basta” decir “Ele!” sin importar la letra real en la cual estábamos. Pasa, creanmé que pasa y se la comen todos, que están muy concentrados en empezar a escribir(5). Una vez establecida la letra, empezamos a ahorrar a base de homónimos:
- En Nombre y Color, ponemos lo mismo: Lila.
- En Animales ponemos Loro.
- Y después, aquí es donde sacaremos diferencia, utilizamos la palabra Lima en los siguientes casilleros: Comidas (la fruta), Personajes Famosos (Adriana Lima), Objetos (lima de limar), Lugares (Lima, Perú) y Marcas (Licensing Industry Merchandisers Association).
De esta manera nos aseguraremos la victoria de la mano, no sólo con la repetición de palabras, sino utilizando la menor cantidad de letras posibles (cuatro por casillero, una ganga).

Sin embargo, la mejor estrategia es fomentar la lucidez mental y la rapidez de escritura, pero así gana cualquiera…


(1) Principalmente porque no existen grupos de a 1.
(2) Los más perspicaces discriminamos estas letras durante el recitado.
(3) Que suelo ser yo.
(4) Debo incluirme, una vez más, en estas dos últimas categorías. Una vez quise poner color surubí y no me dejaron.
(5) Este el momento donde todas aquellas personas que jugaron conmigo alguna vez y leen este blog tienen la siguiente revelación: “momento… siempre dice la ele! maldito tramposo!”.