Panacea

Ponerme a leer blogs feministas un domingo a la mañana me hace mal a la salud.

(Gracias a Dios, el Superclásico me dará la dosis viril necesaria para equilibrar los ánimos.)