Batato

Hoy acompañé a mi madre al supermercado.
Madre: - Mariano, andá y fijate si hay batatas.
Yo: - Como no…
(Voy con el carrito, pego la vuelta a la góndola de verduras y vuelvo.)
M: - Y? hay?
Y: - No se…
M: - Cómo no sabes?
Y: - No se cómo es una batata…
M: - Son como las papas, pero violetas.
Y: - Ah, entonces hay.
Mi rechazo por las verduras se ha transformado en ignorancia.