Sagrada Confusión

Mi viejo me contó que mi bisabuela se persignaba cada vez que pasaba frente al Ruta Hotel. Nunca nadie supo por qué.


(Desde luego que dejó de hacerlo cuando le contaron que era un telo)