TODO es criticable

Soy nuevo en el mundo Bloguístico, tengo sólo un par de meses, pero me he percatado de que hay cierta abundancia de quejones. Hay cantidades de posteos, e incluso blogs enteros, dedicados a quejarse, a criticar cosas o a reírse de los demás. Voy a tratar de no ejercer ningún tipo de juicio al respecto; primero porque es evidente que estoy incluido entre estas personas (este mismo posteo, y otros, lo demuestran), y, segundo, porque hay pocas cosas mas graciosas que un bardeo o una puteada bien escrita, y si está absurdamente justificado mejor, del tipo de “odio a mi vecino porque usa sandalias con medias”.
Lo que sí es cuestionable es el abuso: el quejarse todo el tiempo, el criticar todo lo que se puede criticar. Esto implica, o bien un problema interno del sujeto(1), o bien una gradual pérdida de criterio: en el momento en que todo se vuelve criticable, todo queda en el mismo nivel, por lo tanto se pierde el contraste y ya no tiene sentido criticar. Y es a eso a lo que queria llegar: si se toma el punto de vista apropiado, y se tiene las competencias suficientes como para justificarse y parecer convencido, TODO es criticable.
Así me gane un día la enemistad de un profesor que bardeaba a la película Snatch: Cerdos y diamantes, de la cual soy defensor acérrimo (y más acérrimo al ver que la bardeaba). En plena clase comenzamos una sana discusión, cada uno exponiendo su punto de vista al respecto. Dicho debate comenzó a “enfermarse” en el momento en que nos dimos cuenta que los puntos que yo subrayaba a favor del film, él los tomaba en contra (los encuadres cuidados, el montaje dinámico, los diálogos concisos pero casi poéticos, etc). Era una cuestión de diferencias radicales, de axiomas, respondíamos a paradigmas casi opuestos. Fue entonces que le dije “Bueno man, entonces TODO es criticable. Así, si busco fundamentos concisos, que siempre los hay, te hago mierda El Padrino si quiero”(2). Y por supuesto que me contestó de una forma mucho mas académica y razonable, dejándome sin palabras para contestarle nada, pero sin embargo dándome la razón: TODO, hasta esta misma frase, es criticable(3).
En fin, si hay una conclusión en todo esto, es que no hay que tomárselo en serio, no hay que dejarse convencer por un punto de vista atrayente, sólo por el hecho de que sea diferente. Uno puede parecer un genio refutando una verdad consabida y justificándola vagamente, pero de forma segura. Si me planto en frente de mi hermanita de 9 años y le digo “No Eva, pero el agua hierve a 80º, te lo garantizo!” probablemente me crea. Se me viene a la cabeza una frase de Homero Simpson: "¿Evidencias? Evidencias mis polainas, con evidencias puedes probar cualquier cosa aunque no sea cierta".

Ir en contra de la corriente es una trampa común para atrapar a los mediocres que quieren llegar al éxito ahorrándose los tediosos trámites del esfuerzo, el trabajo y el sufrimiento. Y cuidado, porque estos intentos pueden encontrarlos en cualquier lado: en su casa, en un bar, en la plaza, en los libros, al frente de una clase, o, seguramente, en este mismo blog.



(1) Como el tipo que putea diciendo “No se que pasa con las mujeres hoy en dia, que son re hortivas!”, obviando el detalle de que él mismo es feo como un cacho de bofe. Ver la paja en el ojo ajeno, obviando el tronco de palo borracho en el propio.
(2) Soy capaz de llegar a los puntos de la irracionalidad y el surrealismo, casi al absurdo, con tal de sostener una discusión. No digo ganarla, pero aunque sea poner a prueba y hacer enojar un poco más al enemigo. Si, soy despreciable, mua jua jua (risa malévola).
(3) Un hecho similar sucedió cuando dije que “todo, cualquier concepto, se relaciona con Matrix” y desafié a quien quiera de la clase que nombre un tema y yo lo relacionaba. Uno grito del fondo la palabra “Pornografia!”, y nombré la escena en que Neo revive a Trinity penetrándola con su brazo erecto, devolviéndole la vida de forma casi orgásmica. La conversación, gracias a Dios, terminó en ese momento.